web analytics

Beneficios de dejar de fumar

Aunque estemos frente a una práctica que logra hacerse parte de la cotidianidad de las personas, nadie escapa de saber que al fumar incurren en grandes perjuicios para su salud. Por ello, cada día se aumenta el porcentaje de fumadores que se rehabilitan, logrando deshacerse de los efectos de la nicotina en su cuerpo.

El internet y las campañas publicitarias con más visibilidad no dejan espacios para las dudas, o el desconocimiento frente a cómo los cigarrillos son responsables de 27 tipo de enfermedades mortales. Independientemente del tiempo en el que logren debilitar el organismo, terminan desencadenando secuelas que, si no se atacan a tiempo pueden ser irreparables.

Pero… ¿Cómo contrarrestar el desgaste cardiaco y pulmonar que genera el tabaco? Dejando de fumar. No obstante de conocer la dificultad que puede suponer, considerando el lazo dependiente que crea la nicotina en el cerebro, también sabemos que no es imposible: Con las técnicas adecuadas, terapias o fármacos, podrán gozar de los beneficios de dejar de fumar.

Si aún no se deciden a desechar las cajetillas de cigarro de sus vidas, les mostraremos todos los favores que pueden recoger desde el preciso instante que comiencen la abstinencia ¡Sigan leyendo!

Beneficios sociales

Uno de los aspectos virtuosos más notorios, es la forma como sus relaciones comienzan a tomar nuevos rumbos. Este es un aspecto muy importante, ya que se encarga de contribuir a un bienestar integral, deshaciéndose de las dificultades de convivencia que puede acarrear consigo fumar tabaco.

  • Más cercanía con infantes

Considerando las problemáticas acontecidas por el humo de segunda mano, todos aquellos que fumaban y tenían hijos podían notar las consecuencias de su práctica: En los casos más severos, los niños alcanzaban presentar problemas asmáticos causados por el humo, o tenían que verse alejados de alguno de sus parientes fumadores.

De este modo, lograban existir muchos momentos donde el tabaco impidiese estar cerca de los más pequeños de la casa. Por ello, no nos cabe duda que despedir a los cigarrillos aumenta la relación entre padres e hijos, y estrecha lazos en una convivencia más sana, prolongada, y libre de toxinas.

  • Fuera olores

Muchas personas pueden toser al tener a un fumador cerca, aunque no estuviese encendido ningún cigarro: El humo desprendido por este se impregna en la ropa, las manos y el cabello, de tal manera que la nicotina sigue causando efectos, aunque ya haya acabado su tabaco.

Razones de sobra para que este particular pudiese haberle traído muchos problemas no solo en casa, sino en las oficinas de trabajo, e incluso en el transporte público. Sin embargo, esto se soluciona rápidamente: Al suspender el cigarrillo, encárguese de lavar toda su ropa y desinfectar los espacios donde fumaba y… ¡Voila: adiós al olor ahumado!

  • Nuevas actividades

A la hora de determinarse a dejar de fumar, una de las recomendaciones se basa en mantener la mente ocupada en nuevas distracciones, con las que no se puedan hacer conexiones con los cigarros.

Este ítem es muy positivo, ya que no solo ayuda a evitar recaídas, sino que también puede animarle a probar cursos o prácticas que antes no había descubierto, y que son beneficiosas para mantener su ánimo altivo.

beneficios de dejar de fumar

Beneficios de salud física

Una de las dudas más frecuentes, es justamente la rapidez con la que se comienzan a notar las mejoras físicas en el organismo. Lo anterior, tomando en cuenta que los síntomas de abstinencia pueden generar ansias irremediables de volver a fumar.

Una de las razones para evitar una recaída es la inmediatez con la que comiencen a verse los cambios que motiven a seguir en la determinación de dejar el tabaco. Entonces… ¿Desde cuándo se observan los beneficios de bienestar corporal?

De forma inmediata

Aunque los beneficios más ansiados comienzan a notarse después de un tiempo, el efecto recuperador es inmediato: Pasados los primeros 20 minutos sin nicotina, la presión arterial comienza a disminuir, nivelándose los niveles cardiacos.

Con más de 10 horas de abstinencia, el monóxido de carbono en la sangre inicia un proceso de regulación a promedios normales. Luego de un día entero, comienza a mantenerse a salvo de que se desate un ataque cardíaco. Además, solo toma unas 48 horas comenzar a sentir los sabores en las papilas gustativas, y recuperar el sentido del olfato.

También, demora a penas algunos días empezar a ver desaparecer las manchas amarillentas de los dientes y las manos, así como sentir un flujo respiratorio más fluido.

Con el paso del tiempo

Luego de que hayan transcurrido más de 2 semanas, los tejidos pulmonares comienzan a regenerarse, lo que crea una función respiratoria en aumento. Así mismo, la circulación de la sangre mejora, haciendo mermar los dolores en las piernas u otros similares por obstrucción de coágulos.

Dependiendo del nivel de consumo de cigarros, pasadas las 4 semanas, y cercano a los 9 meses, pueden observarse progresos como un ritmo respiratorio prácticamente normal, y la disminución de posibilidad de infecciones. También, la tos reduce o desaparece por completo.

Entre 1 y 5 años de abstinencia se reduce a la mitad la posibilidad de sufrir de los tipos de cáncer desarrollados por la nicotina, así como problemas cardíacos letales. De igual manera, los derrames cerebrales también comienzan a salir de la esfera de eventos en aquel que ha dejado de fumar. Después de 10 y 15 años, pueden iniciar a poseer un organismo de una persona que nunca ha fumado.

Por ello, y observando todo el tiempo que le toma al cuerpo deshacerse por completo de químicos tan destructivos, mientras más rápido se empiece, más se reducirá su posibilidad de sufrir enfermedades letales.

Beneficios de salud mental

Aunque estos tengan menos popularidad que los anteriores, si bien que resultan un plus de alta gama en cuanto a salud integral nos referimos: Dejar de fumar disminuye y en algunos casos elimina la posibilidad de desarrollar trastornos del estado de ánimo.

Como bien sabemos, la nicotina es un auténtico depresor que en periodos de abstinencia debilita el cuerpo, de modo que la persona en cuestión siente la obligación de fumar para recuperar su estabilidad. Aunque los primeros días puedan ser tortuosos, romper este ciclo de dependencia aumentará su autonomía emocional y mental, así como le mantendrá fuera de enfermedades mentales.

La vida mejora desde todo punto de vista cuando se dejan de ignorar las secuelas de una vida viciosa, y se ponen manos a la obra con la construcción de días donde siempre se levanten con el pie derecho ¡Les deseamos suerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs