web analytics

Consecuencias de dejar de fumar

La rehabilitación de una persona que hubiese sido dependiente de la nicotina no deja de celebrarse, en vista de que entendemos cómo se disminuyen los riesgos de muertes anticipadas. Empero, la recuperación total puede tardar varios años en consumarse, tomando en cuenta lo abrasivo para la salud que supone fumar tabaco.

Este mal hábito puede traer consigo secuelas que en algunos casos se muestran irreparables o muy difíciles de combatir. Por lo que, el tiempo de consumo de nicotina asentará las pautas para un tratamiento que combata las consecuencias de dejar de fumar, que en algunos casos pueden ser un poco drásticas.

Pese a ello, la medicina se ha hecho consciente de estos efectos secundarios permanentes, por lo que han colaborado con farmacéuticos que alivien síntomas, renueven células, y disminuyan traumatismos. Dependerá en gran medida del lapso en el cual se estuvo frente a las cajetas de cigarrillos para establecer los daños con los que habrá que combatir.

Síntomas de la abstinencia

Sensaciones que se transitan en la mayoría de los casos luego de abandonar el cigarro, corresponden a una patología transitoria denominada abstinencia. Pese a que es un término general, en este caso se asocia con la abstinencia frente al tabaquismo, y representa un cúmulo de situaciones y padecimientos que tienen lugar por algunos días o semanas.

Esto en vista de que, al ser la nicotina un químico que crea un efecto placebo en la psiquis, trabaja bajo estándares dependientes. Mismos estímulos que se encargan de actuar como depresores, cuando el cuerpo deja de recibir la influencia de dicho compuesto orgánico.

¿Por qué se produce? Con la finalidad de que el individuo sienta deseos irremediables por fumar, reconociendo inconscientemente al cigarro como la solución de sus achaques físicos. Por ello este vicio en particular resulta tan peligroso: Se mueve con tretas y trucos mentales que hacen muy posibles las recaías.

Lo positivo es que, además de todo tipo de herramientas psicológicas, sociales, y estrategias de desconexión que están a su alcance, la medicina ayuda con píldoras destinadas a contrarrestar estos efectos. Que, aunque no serán permanentes, deben embestirse para que no sometan a la mente a posibles reincidencias.

¿Cómo saber cuando se está frente a síntomas de abstinencia?

Según el grado de dependencia a los nicóticos podrán estar presentes a partir de 3 de estos achaques, y en intensidades variables:

  • Depresión. El nivel en el que se presente este síntoma también dependerá de las razones psicológicas que hayan incitado a fumar: Si anteriormente sufría de ataques depresivos, lo más probable es que vuelvan en efecto rebote.
  • Sensación de ira. La ausencia del resultado placentero artificial propiciado por la nicotina, puede generar emociones que vayan desde la irritabilidad, frustración y apatía, hasta la rabia. Tiende a generarse como respuesta química de un proceso donde el cuerpo intenta desechar a la nicotina, y esta lucha por quedarse.
  • Dolores de cabeza. Son otro de los síntomas más recurrentes que pueden presentarse en forma de presiones constantes, o migrañas. Para determinar la intensidad, también influirá si el paciente tiene antecedentes con jaquecas u otros padecimientos similares.
  • Para algunas personas, el grado de dependencia era tal, que no podían dormir sin interrupciones del cuerpo solicitando fumar inclusive de madrugada. En estos casos es claro que puede haber imposibilidad para dormir, o una paralización del sueño por malestares de abstinencia.
  • Ya sea un estado de alerta frente a la cotidianidad, o ansias irreversibles por volver a fumar, episodios de angustias podrán estar presentes.
  • Desbalance alimenticio. Aunque se presente un aumento o disminución del peso corporal, ambos pueden indicar un descontrol dentro de su alimentación. Para evitar subidas de peso estrepitosas, será importante no asimilar la ansiedad mediante la comida, tomar mucha agua y comer abundante en vegetales.

Pese a lo difíciles de lidiar que supongan ser, recordar que son temporales será el primer incentivo para no claudicar. Además, asegurarse contar con apoyo de seres queridos, realizar actividades al aire libre, asistir a terapia y estar bajo tratamiento farmacéutico, podrá disminuir la intensidad con la que se sientan estos signos.

consecuencias de dejar de fumar

Secuelas en la piel

El desgaste al rostro que ocasiona fumar, es una de las consecuencias más difíciles de tratar en cuanto a este mal hábito. Tiende a desarrollar arrugas muy marcadas y una piel flácida, que empieza a ceder fácilmente antes de que se encuentre usted en una edad para envejecer.

A esto se le suman dientes amarillos, pómulos muy resaltantes, y aspecto demacrado, lo que termina denominando una característica indiscutible de los fumadores. Aunque las manchas grisáceas y cálidas pueden ir disminuyendo con el paso de los días de abstinencia, las arrugas y marcas en la piel son las más complicadas para lidiar.

Abarcando otro aspecto más bien médico que estético, fumar contrae los vasos y aumenta la presión sanguínea, lo que implica que la piel tenga menos capacidad de regenerarse ante heridas. De esta misma forma, no solo es más complicado de que una lesión cicatrice, sino que las marcas serán más notorias.

La pérdida de estrógenos puede causar resequedad en la piel de mujeres, aumentando el vello fácil y corporal en general. Y, entre otras de las consecuencias más graves, logra desatarse cáncer de piel o de boca con un consumo paulatino de nicotina.

¿Cómo reducir estas consecuencias?

Lo principal será hacerse consciente sobre las secuelas de la práctica, a modo de detener su consumo antes de que se desarrollen enfermedades letales que ya no puedan tratarse.

En caso de los síntomas de continencia y las manchas en la piel, con la privación del tabaco y un consumo recetado de medicamentos, podrán sobrellevarse sin mayores obstáculos. Son estragos que no hacen casa en el organismo, y que tienen solución.

Sin embargo, en caso de mala circulación, las heridas pueden complicarse al punto de necesitar intervención quirúrgica. Asimismo, el cáncer, los derrames cerebrales y los accidentes cardiovasculares pueden generar resultados irreversibles. Motivo por lo que se aconseja en todo momento, no mantener este hábito tanto tiempo que luego pueda arrepentirse ¡Retírese a tiempo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Paperblog : Los mejores artículos de los blogs